viajar a jordania

Viajar a países con culturas totalmente opuestas a la nuestra es siempre enriquecedor, además de un choque cultural importante, de los que dejan huella. Jordania es uno de esos destinos impactantes, a los que hay que viajar una vez en la vida para conocer de cerca, y no solo por la típica estampa de la ciudad de Petra. Te invitamos a que descubras en este artículo todo lo que puedes vivir en primera persona si optas por un viaje acompañado a Jordania.

Jordania, mucho más que Petra

Aunque sus reclamos son muchos y variados, es cierto que un viaje a este país no puede terminar sin conocer su punto más famoso: Petra. Se trata de un enclave arqueológico de gran belleza, ya que literalmente se trata de una ciudad excavada en la roca. Se ubica en un valle angosto y data del siglo VIII a.C. Como no podía ser de otra forma, figura en la lista de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Si Petra es impactante, encuentra un rival digno de su belleza en el Mar Muerto. Ubicado en una depresión de 400 metros por debajo del nivel del mar, la alta densidad de sus aguas (la mayor parte proceden del río Jordán) y la gran concentración de sales hace que sea muy fácil flotar en él. Esto lo podrás comprobar si optas por darte un baño, una experiencia muy recomendable.

Volviendo a la civilización, en Amman, capital de Jordania, te encontrarás una de las ciudades más occidentalizadas de Oriente Medio. Famosa por su bulliciosa vida y sus mercados tradicionales, en esta urbe tendrás la oportunidad de conocer la ciudadela, un impresionante museo al aire libre de una zona que estuvo habitada durante 7000 años. Allí se encuentra el Museo de arqueológico de Jordania. Además, Ammán cuenta con un teatro romano y la antigua acrópolis griega, fruto todo ello del paso de diferentes civilizaciones a través de los siglos.

A unos 140 km al sur de Ammán, se encuentra Karak, una ciudad conocida por su famoso Castillo de los Cruzados. Se sitúa a 900 metros de altitud, lo que ofrece unas fabulosas vistas sobre el Mar Muerto y la ciudad de Karak, que cuenta con interesantes edificios de la época otomana.

Y para terminar la ruta por tan fascinante país, no puede faltar una visita a uno de los lugares naturales más característicos de Jordania: el desierto de Wadi Rum. Ha sido escenario de rodajes de diferentes películas, entre ellas Lawrence de Arabia. También es conocido como Valle de la Luna y su montaña más significativa recibe el nombre de Los siete pilares de la sabiduría. Figura en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde el año 2011.

INFÓRMATE DE NUESTRO VIAJE PRIVADO A JORDANIA DESDE 1.600€